Poema Poema 520 de Emily Dickinson




4 May 2008 Poema Poema 520 de Emily Dickinson

Me fui temprano -me llevé a mi perro-a visitar el mar.Las sirenas del sótanosalían a mirarme y, en el piso de arriba, las fragatasextendían manos de cáñamo, creyéndome una rataencallada en la arena. No huí, con todo. Hasta que el flujome llegó a los zapatosy al delantal y al cinturóny enseguida al corpiño, tal como si intentara devorarmecomo a una gota de rocíoen una flor de diente-de-león.Entonces salí huyendo. Él me siguió. Venía detrás, cerca.Sentía su tacón de plataen mi tobillo y mis zapatosrebosaron de perlas. Los dos llegamos hasta el pueblo firme.No parecía conocer a nadie.me miró con durezay se fue, haciéndome una venia. Versión de José Manuel Arango


Poema Poema 520 de Emily Dickinson



Poemas de amor, de familia, amistad, infantiles, religiosos y más. Cientos de autores y su mejor obra escrita.

Poema Poema 520 de Emily Dickinson

En Poemas Corazón encuentras la mejor selección de poemas, poesía, fábulas, prosas, versos y escritos de tus poetas favoritos. No dejes de visitar los artículos relacionados, donde podrás endulzarte con estupendos poemas de amor, infantiles, para la familia, de amistad, religiosos, y muchos más.

Poema Poema 520 de Emily Dickinson



Sin Comentarios

Add a Comment

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.