Poema El Gólgota de Oscar Portela




19 September 2012 Poema El Gólgota de Oscar Portela

El azul que ayer poblaba
mis ojos y el infinito del azul del mar y el viento
la arena mezclada al roza del deseo
las lágrimas y los secretos demonios
que mantenían mi corazón en vilo y la danza coral
en la estación del aura primigenia, la inocente infancia
que se negaba a abandonarme y los dioses
con sus huellas dibujadas en mi sudorosa piel
todo ahora sucumbido y mirado con los ojos del cíclope
el desfiladero de la locura la pesadilla del vampiro,
el pavor de las sombras el insomnio que acecha
como un tigre agazapado tras las leyes inexorables de
la fragilidad humana el tiempo irredento las fuerzas
de los Daimones de la poesía que me mantenían despierto
y la sueñera de mi alma el Gólgota amaneciendo frente a mi,
la cruz negada y afirmada cien veces cien antes del canto
del gallo y la gota de sangre cayendo sobre mi frente
cayendo sobre mi frente…

Poema inédito proporcionado por el autor


Poema El Gólgota de Oscar Portela



Poemas de amor, de familia, amistad, infantiles, religiosos y más. Cientos de autores y su mejor obra escrita.

Poema El Gólgota de Oscar Portela

En Poemas Corazón encuentras la mejor selección de poemas, poesía, fábulas, prosas, versos y escritos de tus poetas favoritos. No dejes de visitar los artículos relacionados, donde podrás endulzarte con estupendos poemas de amor, infantiles, para la familia, de amistad, religiosos, y muchos más.

Poema El Gólgota de Oscar Portela



1 Comentario

Comments:

  1. Canto A Mi Mismo
    Por Oscar Portela

    A María Del Carmen Suárez.
    -la hermana que Dionisos me dio
    como promesa- .

    Me celebro y me canto a mi mismo cuando
    la muerte me busca ya desde el pasado
    para esparcir mis huesos hacia los broncos
    vientos del futuro y entregado a mi Dios, oh Dionisos,
    me celebre y le cante a los huesos y las cenizas que llevarán
    las lluvias del estío hacia el dios Paraná que es nuestro río.

    Nada rescataría el acto de haber nacido demasiado tarde para
    los dioses y temprano para el “ser” que yo estoy siendo
    esto que estoy soñando:

    Estoy desnudo ahora. Desnudo soy solo cuerpo y carne.

    Finitud y hambre de eternidad y celo eterno.

    No otra cosa soy y no me moriré en Paris con aguacero
    pues ya nada recuerdo y en esta” nada” un sol se abre para
    mí como amapola del cuerpo tuyo aquel al que yo
    consagré la eternidad de todo devenir y todo tiempo,
    que es solo fábula para que con mis carnes aun en primavera
    consagradas y olvidadas del canto que a mis húmeros
    que ya dispersa el viento por los grises caminos
    que la vida lanzó como aurea estela, te saciaras el hambre
    de dios y amante- que los rayos de luna- nunca jamás
    tejidos por la araña de la repetición eterna, hacia aquel renacer
    del áureo beso que hacen uno del otro al mísmo tiempo.

    Todo permite entonces que a mi mismo me cante
    y celebre al espectro que soy y al fuego
    que aún arde en mis tobillos, al pabilo que alumbra
    tus bellos genitales, oh dios que todo lo procreas,
    aún la nada, la nada que ahora soy
    y auque me cante y me solase en esta soledad ,
    -la séptima del día-,dejarás en mí vientre
    tu semilla de luz y la simiente, del verbo donde engendró
    la nada deste amor tan estéril como la vida misma,
    con que ahora corono mi camino y me canto mí mismo este poema
    mientras grises cenizas y húmeros macizos
    se dispersan en el finito cetro de tu reino.

Add a Comment

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.